Wednesday, December 11, 2019

Relaciones humanas

De nuestros antepasados heredamos una expresión epigenética predeterminada relacionada con la experiencias que vivieron. Ésta condiciona en cierto modo nuestras propias experiencias de vida. Muchos de estos factores suelen ser condiciones que no podemos cambiar físicamente mediante nuestras acciones. Por ello, uno de los trabajos importantes es el cambio de percepción. El objetivo del método de la Bioneuroemoción consiste en modificar la percepción sobre una situación determinada que provoca un estrés negativo para que, finalmente, esta misma situación pase a ser un recurso de aprendizaje.

En el libro Tótem y tabú, Sigmund Freud se refirió por primera vez a la trasmisión inconsciente de generación en generación. En él nos dice: “No es lícito entonces suponer que ninguna generación es capaz de ocultar a la que le sigue sus procesos anímicos de mayor sustantividad” (Freud, 1913). Según Freud, es imprescindible que haya una continuidad en la vida psíquica de las sucesivas generaciones. Si no fuera así, cada bebé que nace debería empezar de cero y así no habría manera de progresar.

Más tarde, en los años 70, un grupo de psicoanalistas franceses formado por Nicolas Abraham, María Torok, François Dolto, Anne Ancelin Schützerberger y Didier Dumas, se reunían semanalmente para discutir y contrastar el tratamiento de sus pacientes bajo una mirada transgeneracional.  En sus encuentros, empezaron a acuñar términos como «inconsciente del clan» para dar respuestas a pacientes que, aparentemente, padecían cargas emocionales ajenas. En concreto, Abraham y Torok observaron el mecanismo que sigue el «secreto». Hay un secreto que tiene su origen en algún acontecimiento trágico o considerado difícil y se da en una generación concreta. A este secreto lo denominan «lo indecible». La siguiente generación lo ignora, viven «lo innombrable». En cambio, en las generaciones posteriores se considera «lo impensable» y puede manifestarse en forma de obsesiones, de accidentes, de síntomas, etc. Según estos dos autores, un síntoma es la manifestación de una carga emocional que los ancestros no han sabido gestionar (Abraham y Torok, 2005).

Por su parte, la psiquiatra Anne Ancelyn Schützenberger desarrolló la Psicogenealogía, que se apoya en la construcción del árbol genealógico del paciente a partir de los datos de la historia familiar que recuerda, permitiendo que emerjan los sentimientos relacionados. El proceso trata de poner luz a los posibles orígenes de lo que a la persona le sucede en el presente. Comprender, sin juzgar, es el primer paso para la desprogramación de los lazos que unen a la persona con sus ancestros. Asegura que “lo que no se ha podido expresar con lágrimas ni con palabras se expresa después con dolores, por falta de palabras para decirlo”. Sin embargo, al traer al presente memorias familiares  “se nos ha dado la elección de liberarnos de la repetición para nacer en nuestra propia historia” (Schützenberger, 2012). El trabajo de Schützenberger se inspiró en los estudios previos de Josephine Hilgard que fue médica y psicóloga norteamericana y propuso una particular interpretación de las repeticiones de acontecimientos traumáticos. Hilgard puso especial atención en las circunstancias que se repetían en la misma edad o en la misma fecha y a estas repeticiones las llamó «síndrome de aniversario» (Hilgard, 1953). Más tarde, Monique Bydlowski, psiquiatra y psicoanalista que fue directora de investigación del INSERM (Institute National de la Santé et de la Recherche Médicale) recogió los trabajos anteriores de sus colegas a la hora de abordar, durante más de veinte años, el estudio de la experiencia psicológica del embarazo y la filiación humana. Y, al mismo tiempo, la cuestión de las posibles consecuencias de deudas inconscientes de la vida.

Por su parte, y casi de forma paralela, el psiquiatra húngaro-americano Ivan Boszormenyi-Nagy y su colaboradora Geraldine M. Spark llevaron a cabo estudios de terapia familiar que plasmaron en su libro Lealtades Invisibles cuya primera edición es del año 1983. En él sostienen que la comprensión de las relaciones humanas pasa por la interpretación de las relaciones familiares. Boszormenyi-Nagy y Spark desarrollaron un amplio estudio de los sistemas familiares y los códigos implícitos y explícitos que viene detallado en la misma obra.

Por esta influencia tan determinante en nuestras vidas se dedicará toda una categoría a los Padres.

Como educar a tus hijos para que sean felices

Como educar a tus hijos para que sean felices

Como padres, nuestra principal función es ayudar a nuestros hijos a conseguir herramientas para vivir una vida lo más feliz posible. Desde el momento de su nacimiento deben ser protegidos y orientados para vivir mejor, debemos ayudarlos a ser lo mejor posible. La función parental tiene un…

Dependencias emocionales del ser humano

Dependencias emocionales del ser humano

Sueles depender de lo que te dicen, de lo que otros hacen, del estado de ánimo de alguien, de las exigencias de los que te rodean o de tu estado físico? Bien, eso es por el hecho de que hemos crecido bajo la aprobación de nuestros actos…

No dejes de amar cuando te enamores

No dejes de amar cuando te enamores

Muchas veces cometemos el error de creer que enamorarse y amar son lo mismo, pero no es así, estar enamorado no es igual a estar amar a alguien, siempre se suelen mezclar ambos conceptos, pero la verdad es que son sumamente distintos, no es lo mismo amar…

La importancia de las emociones en un embarazo

La importancia de las emociones en un embarazo

No se habla mucho de esto lamentablemente, pero el estado emocional de una mujer embarazada cobra especial importancia. El embarazo es una etapa llena de cambios y retos, la futuras madres se enfrentan a un mundo ajeno, más si se trata de las primerizas. Se toma conciencia…